EUROPA HACIA EL COLAPSO

La profecía es pronta, la invasión salvaje.
La guerra será total.


NO TENGAN MIEDO. TENGAN FE.

_________________________________________________________________________________

El fin de los tiempos. Quiero ser luz. Quiero ser tu luz

_________________________________________________________________________________

6 de febrero de 2014

La llamada de Dios


Comprendo que el no creyente que lea esto, piense que hablo de majaderías y no entienda nada. Pero la llamada de Dios existe. Lo puedo asegurar, aunque no probar, como nadie puede, de hecho,cuando hablamos de temas religiosos.                           FE. Asunto espinoso y complicado. Da igual tu nivel cultural. Ha habido grandes figuras del pensamiento, de la Ciencia, la Política, etc creyentes y no creyentes. No son los libros los que dan la fe (aunque leer la Biblia puede ayudar). Son las experiencias personales, las vivencias y quizás cierta predisposición (¿genética?) las que hacen que una persona crea o no crea. Y...también la llamada de Dios. Porque Dios llama. A unos más y a otros menos. A unos para una cosa y a otros para otra.          
Hablando con sacerdotes y teniendo en cuenta mi experiencia personal, puedo decir que esa llamada existe. No es posible explicarla, pero existe. Y cuando Dios te llama, tienes la certeza absoluta de que Dios te está llamando.
Por eso es muy penoso saber que hay sacerdotes (o gente que se lo plantea) que nunca han sentido esa llamada, esa experiencia casi mística (o sin casi). Es más, incluso te dicen que la tal llamada no existe.
Es muy noble consagrar tu vida a la religión y a tu comunidad, pero opino que los religiosos que no han sentido esa llamada pueden llegar a tener una vida muy triste (o quizás no). Quizás se engañan a sí mismos y puede que no den el mejor ejemplo.
Se han metido a monjas o sacerdotes como quien se mete a fontanero o a ingeniero industrial.
Vocación (vocación sacerdotal) viene del latín vocatione, que significa llamamiento.

Yo he sentido la llamada en varias ocasiones y me he planteado varias veces también, el ingresar en un seminario o en alguna orden religiosa, pero finalmente siempre termino abandonando la idea.
¿Dios me llama y no le hago caso?¿O quizás no tenga la suficiente vocación?Porque quizás Dios me llama, pero quizás no para el sacerdocio. Sospecho que la Divina Providencia tiene otros planes para mi.

En cualquier caso me siento dichosísimo y afortunado en extremo, por haber tenido el privilegio de sentir a Dios tan cerca...Por saber que me ama y que está conmigo.
Decía un famoso psiquiatra a colación de la entereza con la que un pastor afrontaba el asesinato de su hija, que cuando alguien afrontaba la vida de esta manera es porque esa persona había encontrado un camino. Y que ese camino suele estar relacionado con la Religión.
Y es que la gente que tiene fe vive más y es más feliz (hay numerosos estudios científicos al respecto).

La gente se enfada con Dios por tonterías. (Protestaba enérgico un sacerdote en clase de Religión por el enfado con Dios de una abuela porque su nieto había suspendido no sé que asignatura."¡Va a haber un cisma en el cielo!" ironizaba indignado el profesor). Gente que cree que Dios está para solucionarle sus problemillas diarios (y si no me enfado).
 Y es que, como otro sacerdote dijo una vez en la COPE, Jesucristo no vino al mundo a quitar el dolor, ni siquiera a explicarlo. Sino a cargar con el dolor del mundo sobre sus espaldas y en su cruz.


Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo,
Nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia
del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen;
padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos,
subió a los cielos
y está sentado a la derecha de Dios,
Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar
a los vivos y a los muertos.

Creo en el Espíritu Santo,
la santa Iglesia católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne
y la vida eterna. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -