EUROPA HACIA EL COLAPSO

La profecía es pronta, la invasión salvaje.
La guerra será total.


NO TENGAN MIEDO. TENGAN FE.

_________________________________________________________________________________

El fin de los tiempos. Quiero ser luz. Quiero ser tu luz

_________________________________________________________________________________

13 de abril de 2017

Acerca de la cuarta hipótesis del bombardeo de Siria por Donald Trump

Como expuse en la entrada  ¿Por qué Trump nos ha engañado? yo barajaba tres hipótesis para intentar entender la aparente traición de Trump al bombardear Siria.
Recordemos:

1. ¿Es Trump un mentiroso? ¿Quería el poder a toda costa y no le importó mentir en campaña?

2. ¿Trump "loco" o impredecible?

3. Trump se ha "rendido". 
Es consciente de que hay un Estado profundo, paralelo y si se me permite, mafioso. Pero como lo hay en todos los países del mundo, por cierto.  
Muchos han señalado el poder de una CIA como gobierno paralelo. Sabemos de todo el establishment que poseen casi todos los medios de comunicación para acabar contigo, aunque en el caso de Donald Trump no lo hayan conseguido aún.
Pero ¿y si le han dado un toque?
La sombra del "golpe de Estado" en forma de atentado o similar está presente desde el minuto cero. ¿Y si se ha rendido?¿Y si ha pactado someterse a unos "mínimos" a cambio de que no se lo carguen políticamente o físicamente?

Era esta tercera la que, desgraciadamente, más plausible me parecía.
Hay una cuarta también, retorcida, que parece más un "me gustaría que fuera así", algo así como agarrarse a un clavo ardiendo y no querer perder la fe, en lo que ya es una anomalía en sí misma: un antiestablishment (aparentemente) en la Casa Blanca.



Entonces puse la hipótesis aparecida en La Gaceta. Recordemos:

4. Opción "retorcida". Las tres anteriores son mias. Pero hay una cuarta que he leído en La Gaceta. Es ésta (en cursiva):
Trump está volviendo a hacerle el juego a sus enemigos. Les está dando un poco de lo que quieren, está planteando la guerra de Siria para medir la opinión pública y para que sus enemigos -y los más belicistas de sus colaboradores- vean hasta qué punto está el pueblo americano de estas guerras contraproducentes, remotas y sin sentido. Además, nadie podrá insistir en la trama rusa, porque no tendría sentido ayudar a ganar a un presidente dispuesto a entrar en conflicto con Moscú en Siria.
Hay algunos, débiles indicios de que este pudiera ser el caso. Al juzgar que Asad podía permanecer en el poder y, tras solo una acusación a instancia de parte y unas fotos, y a la espera de una investigación, cambiar radicalmente de idea transmite la impresión de ser un hombre flexible, abierto a los cambios de opinión.
Pero que levante la mano quien realmente crea que Trump cambia de opinión fácilmente. Al contrario, se ha mantenido en sus trece en cuestiones que ningún otro se atrevería a tocar, contra viento y marea.
No, un cambio así casa mal con su carácter. Pero, ¿cuál podría ser su plan, entonces? ¿Qué interés podría tener en esas declaraciones incendiarias que ponen al mundo listo para la guerra en Siria?
Exactamente eso, que todo el mundo crea que Estados Unidos entrará en guerra de modo inminente. La idea es que todos los grupos hostiles se confíen y, sobre todo, caigan en la inacción; que los grupos yijadistas abandonen proyectos disparatados y ataques suicidas, convencidos de que los estúpidos yanquis les harán el trabajo de quitarse a Asad de en medio; que los países como Arabia Saudí, Turquía o Israel no se impacienten y tengan la idea de ocuparse personalmente del asunto; que los ‘halcones’ de Washington se relajen y dejen de complotar contra él y de idear nuevas formas de derrocarle, y que esos medios narcisistas crean haber forzado a Trump a ver la cosas a su manera y rebajen el volumen de sus aullidos unos pocos decibelios.
Mientras, se insistirá en que el ataque ha sido terrible, inhumano, incalificable, indescriptible, subiendo la tensión emocional hasta que, oh, aparezcan pruebas de que, después de todo, el responsable de un acto tan deleznable no ha sido Asad, sino tal o cual grupo yijadista con la colaboración de algún país molesto del entorno y, probablemente, la connivencia de alguna agencia de inteligencia norteamericana.
Entonces ya nadie podrá decir que no era para tanto, y Trump podrá actuar absolutamente a su antojo.
Bueno, es una posibilidad, ¿no? Porque la alternativa es la Administración de un presidente que apenas cuente con el apoyo de nadie.

En la misma línea hoy publica "Alerta Digital" el siguiente artículo que les reproduzco tal cual:

No se deje engañar por los juegos diplomáticos ni por los medios de manipulación: Trump impone su autoridad a sus aliados


Thierry Meyssan (R).- Lo sucedido en Siria no tiene nada que ver ni con la presentación de los hechos que se está divulgando ni con las conclusiones que muchos exponen.
Estados Unidos anunció que en la madrugada del viernes 31 de marzo disparó desde el Mediterráneo 59 misiles del tipo crucero para destruir la base aérea siria de Sha’irat. Supuestamente se trata de una acción unilateral de Estados Unidos como castigo al ataque químico atribuido al Ejército Árabe Sirio.
Sorprendidos ante la envergadura de la acción estadounidense, todos los comentaristas concluyen que la administración Trump ha dado un giro de 180 grados en cuanto al tema sirio. La Casa Blanca supuestamente ha acabado plegándose a lo que le exigían su oposición estadounidense y sus aliados británicos, franceses y alemanes.
Los misiles crucero estadounidenses atravesaron sin problema la zona actualmente cubierta por el nuevo armamento radioeléctrico ruso que permite anular los sistemas de comunicaciones, control y mando de la OTAN. Según reconoció el general estadounidense Philip Breedlove, cuando aún era Comandante Supremo de las fuerzas de la OTAN, con ese nuevo dispositivo Rusia ha tomado ventaja sobre Estados Unidos en materia de guerra convencional. Ese dispositivo tendría que haber anulado, o al menos haber afectado, los sistemas de guía de los misiles estadounidenses. Pero como eso no sucedió, nos vemos ante dos posibilidades: Estados Unidos ha encontrado una contramedida que neutraliza el dispositivo ruso o… Rusia desactivó ese sistema.
La defensa antiaérea del territorio sirio incluye ahora los misiles antiaéreos S-300, en manos de las fuerzas armadas de la República Árabe Siria, así como los S-400, en manos de las fuerzas rusas presentes en suelo sirio. Aunque se trata de una situación que nunca se ha presentado en el campo de batalla, los S-300 y los S-400 son considerados como ampliamente capaces de interceptar los misiles crucero. Y se trata, por supuesto, de un tipo de armamento que funciona automáticamente. Pero tampoco funcionó. No se disparó ningún tipo de misil antimisiles, ni por parte del contingente ruso, ni por parte de las fuerzas armadas de la República Árabe Siria.
Cuando los misiles crucero estadounidenses se abatieron sobre su objetivo, la base militar siria acababa de ser evacuada y se hallaba prácticamente vacía. El ataque estadounidense destruyó la pista de la base, varios radares y algunos aviones que desde hace tiempo se hallaban fuera de servicio, así como algunos hangares e instalaciones destinadas a albergar el personal de la base. Pero hubo una docena de víctimas, 9 de ellas fatales.
Aunque no se ha informado oficialmente, ningún misil crucero estadounidense perdido ni destruido, en la base de Shairat cayeron sólo 23 de los 59 misiles disparados.

¿Qué significa todo este teatro?

Desde su llegada a la Casa Blanca, el presidente Trump ha estado tratando de modificar la política de su país y de reemplazar los actuales enfrentamientos por diversas formas de cooperación. En lo referente al «Medio Oriente Ampliado», Trump se pronunció por la «destrucción» de las organizaciones yihadistas, en vez de la «reducción» que mencionaba su predecesor Barack Obama.
En los últimos días, la administración Trump había reconocido incluso la legitimidad de la República Árabe Siria y, por ende, había aceptado que el presidente sirio Bachar al-Assad –democráticamente elegido por el pueblo sirio– pudiera mantenerse en el poder. Trump recibió en la Casa Blanca al presidente de Egipto, el mariscal Abdel Fattah al-Sissi, aliado de Siria, y lo felicitó por su lucha contra los yihadistas. Incluso restableció un canal directo de comunicación entre Washington y Damasco.
El problema del presidente Trump era cómo convencer a los aliados de Estados Unidos para que apliquen la política que él preconiza, a pesar de todo lo que ya han gastado en su empeño por acabar con la República Árabe Siria.
Claro, siempre es posible que el presidente Trump se haya dejado convencer por alguno de los videos que están circulando en YouTube… pero es más probable que su acción militar de este viernes forme parte de la lógica de su acción diplomática anterior.
Con este ataque contra una base militar siria, el presidente Trump satisface a sus opositores, que ya no podrán por tanto oponerse a lo que venga después. La propia Hillary Clinton reclamaba pocas horas antes del ataque un bombardeo contra Siria como reacción estadounidense ante el supuesto uso de armas químicas por el «régimen sirio».
De todo lo que están diciendo los medios de difusión, nos queda como hecho concreto que Donald Trump ordenó disparar casi 100 misiles crucero contra una base siria prácticamente vacía… después de haberle anunciado a Rusia, y por ende a Siria, lo que iba a suceder.
Aceptando ese sacrificio, Siria confiere de cierta manera al presidente Trump una forma de “autoridad” para actuar contra todo el que use armas químicas. Y, hasta el momento, los únicos utilizadores de armamento químico claramente identificados por la ONU son… los yihadistas.
Por su parte, los yihadistas del Emirato Islámico (Daesh), también avisados sobre el inminente ataque estadounidense –pero por sus jefes británicos, franceses y alemanes– iniciaron de inmediato un ataque contra la ciudad de Homs, que ahora carece de la protección que le garantizaba la base aérea.
Habrá que esperar a ver cómo reaccionan Washington y sus aliados ante el posible avance de los yihadistas en esa zona. Sólo entonces sabremos si la maniobra de Donald Trump y la apuesta de Vladimir Putin y Bachar al-Assad realmente funcionan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -