EUROPA HACIA EL COLAPSO

La profecía es pronta, la invasión salvaje.
La guerra será total.


NO TENGAN MIEDO. TENGAN FE.

_________________________________________________________________________________

El fin de los tiempos. Quiero ser luz. Quiero ser tu luz

_________________________________________________________________________________

3 de mayo de 2017

Parábolas del lobo cautivo. Las señales del cielo

Y había un grupo de esclavos a mi alrededor.

- Señor, ¿cómo son las señales del fin del mundo?

Y les expliqué con una parábola.
Las señales del fin del mundo son como las advertencias que la madre hace a sus hijos cuando actuan de manera peligrosa.
Así, dos hermanos jugaban con un mechero. Tenían papeles para pintar sobre la moqueta donde jugaban. Les hacía gracia la chispa del mechero.
La madre que los vio les dijo: ¡Cuidado que os vais a quemar!
- No pasa nada, llevamos toda la mañana jugando y no pasa nada
- Os vais a quemar...dejad el juego.

Y así el más obediente se fue con su madre a la cocina. Y el más travieso se quedó en la moqueta solo haciendo como que pintaba.
- No juegues con fuego, ¿vale? Y le quita el mechero.

Y mientras madre e hijo estaban en la cocina, el más travieso cogió otro mechero que tenía escondido y que daba más lumbre. Y lo encendió una vez y otra, hasta que se quemó y el mechero le cae sobre la ropa iniciando un fuego.

Así son las señales que el cielo, a través de revelaciones a los profetas o en las apariciones marianas, nos da. 
Ya está escrito, pero como buen Padre, como buena Madre, de vez en cuando nos recuerdan del peligro que acecha y que ignoramos o queremos ignorar.
Y así el más obediente se libra del fuego y el más revelde, aunque sea más listo y mayor se termina quemando.

Así son las señales. Así algunos advertimos en el nombre del Padre. Así algunos obedecerán las advertencias, y los más se quemarán.
Recordemos como una de las pastorcillas de la primera visión de Fátima estaba triste por la cantidad de almas que iban a ir al infierno. Y como la mayoría de esas almas no habían creído en el infierno.

Así será el apocalipsis y la segunda venida de nuestro señor Jesucristo, que muchas han elegido no creer, han elegido el camino de la perdición y...perdición eterna encontrarán.

Todo esto suena a excentricidades de locos, lunáticos, gente "pasada de moda", fanáticos...pero la madre amorosa advierte a sus hijos. Y el que obedece no se quema.

Está em juego nada más y nada menos que tu alma. Arrepiéntete y conviértete a Cristo.

Exorcizamus te

Regna terrae, cantate Deo,
psallite Domino, Tribuite virtutem Deo.
Exorcizamus te,
omnis immundus spiritus,
omnis satanica potestas,
omnis incursio infernalis adversarii,
omnis legio, omnis congregatio et secta diabolica
Ergo perditionis venenum propinare
Vade, satana, inventor et magister omnis fallaciae,
hostis humanae salutis.
Humiliare sub potenti manu Dei; contremisce et effuge,
invocato a nobis sancto et terribili Nomine Iesu,
quem inferi tremunt.
Ab insidiis diaboli, libera nos, Domine.
Ut Ecclesiam tuam secura tibi facias libertate servire,
te rogamus, audi nos.
Ut inimicos sanctae Ecclesiae humiliare digneris,
te rogamus, audi nos.
Dominicos sanctae ecclesiae
te rogamus audi nos.
Terribilis Deus de sanctuario suo Deus Israhel ipse.
Deus Israhel ipse. dabit virtutem,
et fortitudinem plebi suae, benedictus Deus.
Gloria Patri.

Alimañas, os sacarán de vuestras madrigueras

Sarta de alimañas, vividores del postureo, sinvergüenzas, corruptos, piscópatas del poder. Vuestro preciado poder.
Sucios y sucias todos y todas.
Por vuestra piel resbala semén de cien millones de negros y vuestras vaginas están holgadas de tanta perforación.
Adoradores de Satanás, criminales, mentirosos, hipócritas.

El gran día se acerca. He visto vuestro fin.

Os he visto encañonados y huyendo como cobardes mariconas. Que es lo que sois.

Maricones huyendo, bombas destruyendo. 
Imposible que entendáis nada. ¡Nada!

Cañones que reducen grandes edificios a escombros en minutos. Lo he visto.
Y los tanques.
Ese cañón que dispara a la locutora de radio en plena emisión. Lo he visto. Y será dentro de muy poco.

Traidores. Nunca se habrá pagado en vida tan alta la traición y ¡ay! lo que os espera después de la muerte.

Hay dinero para grandes construcciones. Madrigueras escondidas y enterradas a decenas o cientos de metros. Búnker de hormigón. Pero donde quiera que os escondáis os buscarán, os encontrarán  y os sacarán de vuestras madrigueras. Encarcelados, torturados y ejecutados.

 El hedonismo se acaba, tendréis necesidades vitales más importantes que atender.
Vuestros genitales suturan pus y pestilencias.
Vuestros ojos incrustados en una cara huesuda de hambre, grita dolor, desesperación, horror. Seguís sin entender nada.
Ya no te ríes.
Ya no hay ganas de"bulling", ni de acosar ni de criticar a la del tercero.
Estás tan apagada. Eres una muerta en vida. Ni siquiera te acuerdas de cuántos han muerto. Y qué suerte han tenido. Tu hijo vomita sangre y tu marido agoniza.
Un silencio atroz, una atmósfera irritante, a veces hedionda impregna las ciudades diezmadas. Sólo se rompe el silencia por alguna sirena o bombardeo. Pero todo ha sido tan rápido. Ni siquiera sabías que estabas en guerra y de repente el cielo se llenó de misiles que iban en una y otra dirección. Unos explotaban en el aire, otros caían en grandes ciudades arrasándolo todo. Y después la nada. Ni luz, ni teléfono, ni wifi, ni smart tv. Nada. Silencio. Muerte. Agua contaminada. Pocos supervivientes esocondidos entre los edificios ruinosos.Deshidratados y enfermos. Hiela la sangre ver los cadáveres andantes secos, pálidos, famélicos haciendo fila ante los suministros de la cruz roja.
La guerra ya se acabó, ¿por qué hay bombardeos y escaramuzas de vez en cuando? ¿Qué queda por bombardear?

Triste y sombrío planeta. Apagado. Muy pronto además del hambre, habrá frío. El invierno se acerca.

¿Y si esa profecía de que Cristo vuelve en el 2020 se cumple? Sería una preciosa primavera, un precioso despertar. 



Queda muy poco.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -