EUROPA HACIA EL COLAPSO

La profecía es pronta, la invasión salvaje.
La guerra será total.


NO TENGAN MIEDO. TENGAN FE.

_________________________________________________________________________________

El fin de los tiempos. Quiero ser luz. Quiero ser tu luz

_________________________________________________________________________________

20 de septiembre de 2018

El cortijo de los "Socios Listos", también llamado "Principado de Asturias"

Otrora puntal del movimiento obrero, hoy cortijo de terroristas, corrputos y delincuentes del club de los "Socios Listos".

Uno de los señoritos del cortijo, el señorito José Ángel Fernández Villa, que dirigió el sindicato SOMA-UGT durante 35 años (casi tantos como el "caudillo"), y que entre 1989 y 2012, se apropió de diferentes cantidades por un total de 434.158 euros en perjuicio del sindicato.

La sentencia, que solo le condena a tres años de cárcel (la justicia no es la misma para plebeyos y señoritos)  relata que Fernández Villa, dirigió el sindicato minero con una "posición jerárquica sobre el resto de miembros y trabajadores", que "no ponían en duda ni discutían sus decisiones o simples deseos, aprobando incluso su gestión, algunos, tal vez, por desconocimiento".

El señorito José Ángel Fernández Villa disfrazado de obrero para confraternizar con sus plebeyos







 
Más detalles en:
https://es.noticias.yahoo.com/a%C3%B1os-c%C3%A1rcel-fern%C3%A1ndez-villa-apropiarse-fondos-soma-ugt-091827797--sector.html


Cortijo de mafiosos terroristas, con asesinatos políticos, al estilo  Chicago, años 30, o la mafia siciliana.

Así le ocurrió a un concejal asesinado de IU de la localidad del cortijo asturiano de Llanes, según se reza en MSN Noticias :

Ardines fue asesinado por (en teoría) dos o tres personas, cuando salía de su casa de madrugada, en una pequeña aldea en la periferia del concejo, rumbo a otra jornada de pesca. 
En efecto, el concejal de Medio Rural, Playas y Personal seguía viviendo de la pesca. Renunció a su salario municipal (dietas incluidas) cuando fue elegido en 2015, tras ganar la alcaldía un inédito cuatripartito transversal (Vecinos por Llanes, IU, Foro Asturias y PP) que acabó con 28 años de reinado del PSOE (siete mayorías absolutas entre 1987 y 2015).

“Habían sido muchos años de mirar hacia otro lado, porque el dinero fluía, pero la gente empezó a estar hastiada de la masificación turística. Por el verano están las calles llenas y las playas llenas. Ya no hay dónde meterse. ¡Cómo debía estar la cosa para lograr juntar a cuatro partidos antagónicos para echar al PSOE!”, cuenta una vecina veterana.
(...)
Ahora bien: si lo que uno le pregunta a Riestra es por el rumbo de su alcaldía, es como si se abriera la compuerta de una presa: habla de “clima tóxico”, de decenas de trabajadores municipales “puestos a dedo” por el PSOE, de “sabotaje” interno permanente a su Administración. Riestra habla, en definitiva, como alguien harto de que cada mínima tarea municipal sea un Vietnam.
“Nuestro problema fundamental es la corrupción funcionarial. El desquiciamiento ahí dentro es general. Nos tratan como a okupas”, denuncia el alcalde.
Dos ejemplos: A) una parte significativa del personal municipal ha enfermado misteriosamente en los últimos meses (el número de bajas rompe cualquier regla estadística); B) dos de los técnicos clave del consistorio se niegan o se resisten a ejecutar gestiones por los motivos más variopintos.
“La idea es paralizarlo todo hasta que vuelva el PSOE”, asegura Riestra, que tira de metáfora para describir qué ocurre cuando entra un nuevo partido en un ayuntamiento tres décadas después y la cadena de favores se atasca: “Hay muchas pitas [gallinas] a las que cebar, y aunque de pronto no haya pan, las pitas siguen viniendo a por él”.

“A nadie que conozca el percal en Llanes le puede extrañar que haya sido un crimen político”, cuenta un vecino.

Todos los habitantes de Llanes consultados para hacer este artículo tienen al menos tres cosas en común: conocían a Ardines, apuestan por el asesinato político y no quieren ser identificados; no por temor a ser asesinados, sino por algo mucho más prosaico: “Para que no me deje de hablar medio pueblo”, dice el vecino previamente citado.
No tanto porque 'medio pueblo' sea sospechoso de asesinato, sino porque cerca de 'medio pueblo' forma parte directa o indirectamente de la cadena de favores activada hace tres décadas por el PSOE y que, de momento, se está demostrando 'too big to fail'.

“En Llanes, muchos funcionarios son interinos puestos a dedo por los socialistas. A ver, yo tengo amigos que trabajan ahí desde hace 15 o 20 años… sin haber hecho nada para estar trabajando ahí: entraron un día a hacer fotocopias y acabaron de secretarios de algo. Son gente con la que salgo a tomar sidras, pero oye, es la puñetera realidad. El ayuntamiento se bloqueó cuando entró el cuatripartito. Ardines fue uno de los que más pelearon para que salieran nuevas plazas municipales (para colmo: el que vino a poner orden era uno —Ardines— que no quería cobrar sueldo público). Eso removió muchas historias. Había mucha gente cabreada porque les iban a joder el puesto de trabajo de toda la vida, cobrando 1.500 o 2.000 euros gracias al dedazo de sus colegas. Llanes es un sitio muy pequeño donde nos conocemos todos. Son los chanchullos de los pueblos”, añade dicho vecino.

Durante los 11 años de alcaldía de Dolores Álvarez Campillo (2004-2015), que antes había sido concejala de Urbanismo del pueblo y ahora es diputada autonómica por el PSOE, Llanes cambió varias veces el empedrado y el pavimento. La empresa beneficiada por las obras era siempre la misma, Calizas Ornamentales, cuyos dueños eran (casualmente) dos hermanos de la alcaldesa. Calizas Ornamentales “disfrutó prácticamente del monopolio de la colocación de sus piedras en las obras públicas del ayuntamiento, en pleno 'boom' de la construcción”, investigó la revista asturiana ‘Atlántica XXII’. Hablamos de contratos por valor (como mínimo) de 1,5 millones de euros.
No se puede decir que Álvarez Campillo engañara a nadie: se jactaba en público de que en Llanes se hacía “lo que a mí me sale del higo”. No obstante, más allá del dinero movido sospechosamente (urbanismo y obras públicas) en los años locos del 'boom', el diablo está en los detalles: nada ejemplifica mejor el 'modus operandi' de Álvarez Campillo (y su higo) que la siguiente anécdota costumbrista:
En noviembre de 2008, y tras la denuncia de un vecino, un juez ordenó al ayuntamiento demoler un chalé a medio construir en Niembru (Llanes). Álvarez Campillo respondió a la sentencia haciéndose la sueca. Pasaron los meses y los años… hasta que el juez tuvo una idea astuta: descontar 400 euros al mes del sueldo de la regidora hasta que cumpliera la sentencia. Dicho y hecho: Álvarez Campillo cobró 400 euros menos en su primera nómina de 2012. Días después, el ayuntamiento derribó el chalé. La regidora volvió a cobrar su sueldo íntegro en febrero. Con las cosas de comer no se juega.
El chalé derribado, por cierto, pertenecía a unos familiares del empresario indiano Juan Antonio Pérez Simón, conocido en Llanes como 'el rico del pueblo', presencia recurrente en varios negocios inmobiliarios oscuros durante la era PSOE: Pérez Simón tenía empresas en común (Hormigones de Meré SL) con la familia de la alcaldesa Álvarez Campillo, como informó ‘Atlántica XXII’. La familia del empresario astur/mexicano también impulsó (vía licencia municipal exprés) la ampliación del hotel Kaype —conocido como el Algarrobico del Cantábrico—, paralizada por la Justicia (orden de demolición incluida) y que aún colea en los tribunales (los dueños del hotel solicitan una indemnización millonaria al actual Ayuntamiento de Llanes: 17,9 millones de euros, cifra similar al presupuesto anual de la corporación).

Un hombre coherente
“Ardines era un hombre coherente que llamaba al pan pan y al vino vino, no tenía ninguna aspiración política, su motor era el servicio público puro y duro. Muy poca gente se mete en política sin tener una mínima aspiración de escalar; Ardines era uno de ellos. Era el concejal más coherente que ha tenido este pueblo en 40 años”, cuenta una vecina que lleva todo ese tiempo en el pueblo.
“Ardines era el cargo público más quijotesco de Asturias”, cuenta Xuan Cándano, fundador y periodista de la revista ‘Atlántica XXII’.
“Llanes no es el único lugar de Asturias donde hay corrupción y caciquismo, la diferencia es que aquí se han movido más dinero y más intereses”, zanja Cándano.
Resumiendo: puede que a Ardines le matara un loco que pasaba por ahí y sin ninguna relación con la política, pero eso no quitaría para que en Llanes siguiera oliendo a podrido.
Cerramos repitiendo una frase del alcalde que no puede reflejar mejor el clima en Llanes: “Hay muchas pitas [gallinas] a las que cebar, y aunque de pronto no haya pan, las pitas siguen viniendo a por él”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -