EUROPA HACIA EL COLAPSO

La profecía es pronta, la invasión salvaje.
La guerra será total.


NO TENGAN MIEDO. TENGAN FE.

_________________________________________________________________________________

El fin de los tiempos. Quiero ser luz. Quiero ser tu luz

_________________________________________________________________________________

5 de junio de 2021

Cierran el bar del "chino facha" por motivos ideológicos

¿Alguien se imagina lo que pasaría si a un bar de ambiente lésbico o gay o "antifa" fuera cerrado por la discriminación ideológica del propietario?

Pero los progres y los cobardes, valga la redundancia, son así: valientes con los débiles y cobardes con  los fuertes.

Comer minga marroquí es lo que les gusta. Y los fachas fuera, todo muy democráticamente, claro.

El 31 de marzo, Chen Xianwei, más conocido como el ‘chino facha’, tuvo que abandonar el local por orden del propietario del edificio, la sociedad Soluciones Sila. El motivo no es un impago o un nuevo uso para el local. La empresa, asegura Chen, no le quiere en su lista de inquilinos. “Me han dicho dos veces que no me renuevan el contrato porque no quieren fachas en su edificio. El propietario es un argentino que no quiere hablar conmigo al teléfono. Me han dicho que si quiero quedarme tengo que pagar 5.000 euros más IVA cada mes. Ahora pago 1.700 euros”, resopla Chen detrás de la barra.

 

Me parece muy mal que cierren un negocio por discriminación ideológica. Es que no me han dejado negociar, me han dicho que soy un fascista y ya está. No me cogen el teléfono. Se lo he dicho a mi abogado, pero no hay nada que hacer porque el contrato ya termina y la empresa tiene derecho a echarme"

 

Soluciones Sila niega que expulse a Chen por su ideología y asegura que el motivo es mucho más prosaico: el edificio no ha superado la Inspección Técnica de Edificios (ITE) del Ayuntamiento de Madrid y hay que clausurar toda actividad en el local. "Vamos a poner andamios y adecuar el edificio a las exigencias del ayuntamiento. Ese es el único motivo. Nadie más va a alquilar hasta que lo completemos". Chen tuerce el gesto: "Hace dos años, vinieron los técnicos del ayuntamiento y la empresa ha hecho obras en las cubiertas y la fachada, que es lo que estaba mal. A la farmacia, que está justo al lado, nadie le ha dicho nada de que tenga que cerrar. A ningún vecino le han dicho que tenga que irse. Solo me echan a mí".

En el archivo del ayuntamiento constan dos ITE presentadas por la propiedad del edificio. Una en 2008 y la otra en 2014. Las dos fueron desfavorables, con deficiencias en el "estado general de la estructura y la cimentación", además de cubiertas, fachadas y azoteas, que no obligaron a clausurar la actividad comercial. Entre junio de 2018 y diciembre de 2019, se han emitido tres notificaciones de sanción a la empresa por no solventar los problemas. 

 

Tapas en el Una Grande Libre. El nuevo bar

Como buen emprendedor, el chino más franquista de        España ha encontrado una rápida solución al problema.       Ha comprado un local a 400 metros de distancia. Será más pequeño, pero en él Chen podrá exhibir sin tapujos su pasión falangista. El bar se llamará 'Una, grande y libre' y estará en las inmediaciones del centro comercial Plaza Río 2 de Madrid.

 He invertido 170.000 euros en dos reformas, hace poco gasté 4.000 euros en poner unos toldos. ¿Quién me devuelve ese dinero? Hace un año, el anterior jefe de Soluciones Sila me dijo que renovaríamos el contrato, y ahora llega uno nuevo y me dice que no me quiere aquí. Me han obligado a meterme en una deuda muy grande". El contrato en realidad venció el pasado 31 de octubre, pero Chen logró una prórroga de seis meses: “Le dije que si me echaba ya le iba a dejar el local sin un solo tablón, me iba a llevar todo lo que he comprado. Se arrepintió, me subió de 1.500 a 1.700 euros y al menos he tenido tiempo para buscar otro sitio”. Soluciones Sila reconoce que se negoció esa prórroga y que, en efecto, le ofrecieron un nuevo contrato por 5.000 euros al mes. "Pero eso fue antes de la ITE desfavorable", subraya

 

Los clientes habituales ya le han dicho a Chen que se moverán con él al nuevo local. Es lógico. Muy pocos acuden al bar Oliva porque les cae cerca de casa. Toman aquí sus vinos y sus raciones por el desparpajo falangista del lugar. Y no son pocos. Jubilados, cargos intermedios de multinacionales, señoras, algunos jóvenes… “Si miras otros bares del barrio, se pasan horas vacíos. Aquí siempre hay gente”, dice con orgullo Chen.

Su casero no es la única amenaza para los sueños franquistas de Chen Xianwei. También lo es el Gobierno, que pretende incluir la apología del franquismo y su exaltación en la reforma del Código Penal. Defender la dictadura en público, como hace sin ningún rubor Chen, será un delito si prospera esta medida. ¿Asustado? Para nada. “Pedro Sánchez y el ‘coletas’ no tienen huevos a entrar aquí y quitarme las banderas”, lanza con su sorna habitual. “No puedes comparar la historia de la Alemania de Hitler con la España de Franco. No son lo mismo. Para empezar, Hitler perdió la guerra, y Franco fue un ganador y gobernó el país 40 años”. Y, cómo no, pone su particular puntilla: “Entonces yo quito las banderas del águila y a los catalanes les dejamos que cuelguen sus pancartas independentistas y quiten las banderas de España. No hay peor delito en un país que el separatismo. A ellos les dejamos hacer lo que quieren porque hay libertad de expresión y a mí me hacen quitar mis figuras de Franco porque no tengo libertad de expresión. ¿Es eso lo que quieren?”. 

Fuentes:

El Confidencial

La Vanguardia

 

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -